Cisiografía, topografía y suelos


Cisiografía, topografía y suelos

El Golfo de California, cuya formación se estima inició hace cuatro ó cinco millones de años, está compuesto por una serie de cuencas extensionales, producidas, por la separación de la Península de Baja California del continente. La diferencia de profundidades a lo largo del golfo es notable. En su cabecera, las aguas son someras debido a la acumulación de sedimentos, provenientes, principalmente, del Río Colorado; mientras que, en la boca, sobrepasa los 3 600 m de profundidad (Lugo, 1985 en Hernández, 1989). En las costas de Sonora y Sinaloa, la pendiente de la plataforma marina es suave y la amplitud de las mareas es extensa en la cabecera.

Con base en sus características geomorfológicas, las islas del Golfo de California se encuentran dentro de la Región Montañosa de Baja California (Rzedowski, 1979). Son áridas y abruptas, con costas de formas irregulares, escarpadas y con acantilados de altura variable; sus playas son rocosas, aunque algunas son de arena, grava y cantos rodados. Alrededor de muchas de las islas existen fondeaderos naturales (ancladeros), protegidos totalmente contra los vientos. Su topografía difiere una de otra; la Isla Ángel de la Guarda, por ejemplo, está formada por un conjunto montañoso volcánico que alcanza alturas de hasta 1 318 m sobre el nivel del mar. Esto contrasta con Los Islotes, en el Complejo Insular del Espíritu Santo, de sólo 15 m sobre el nivel del mar. Asimismo, sus superficies varían, desde 1 208 km² (Isla Tiburón), hasta 0.6 km² (Isla Rasa).

Considerando el sistema de clasificación de suelos propuesto por FAO/UNESCO/ISRIC (1988), la unidad de suelo característica de las islas del Golfo de California, con representación cartográfica, son los regosoles (eutrico grueso y calcárico), arenosoles y podzoluvisoles (INEGI, 1997)

Geología

Aparentemente, la primera descripción geológica de las islas fue realizada en 1771, por el padre Johann Jakob Baegert. Un siglo después, William M. Gabb inició los trabajos geológicos modernos de Baja California, en su recorrido por la península en 1867. Su reporte, fue la base del conocimiento geológico de la península, de la segunda mitad del siglo XIX. En 1884, C. Grewingk publicó, en una revista científica en San Petersburgo, el primer artículo que trató sobre la geología de Baja California. Fue Johnson, 1924, quién reportó que las islas del Golfo de California eran principalmente volcánicas (Gastil, et al., 1971).

Los estudios geológicos que tratan acerca de las islas del Golfo de California son escasos y pocos los mapas geológicos que han sido publicados sobre ellas, sólo hay información detallada sobre casos muy puntuales. Para la Isla Tiburón e Isla Ángel de la Guarda, los únicos mapas geológicos son los publicados por Gastil, et. al. (1977), a escala 1:250 000. En la lsla Ángel de la Guarda se cartografiaron nueve unidades litológicas; así, se sabe que el basamento está formado por rocas metamórficas del Paleozoico y granitoides del Cretácico, el cual está cubierto principalmente por rocas volcánicas del Mioceno y Plioceno (Gastil, et. al., 1977). Otros autores mexicanos, como Delgado-Argote et al. (1995) y Escalona-Alcazar y Delgado-Argote (1998), hicieron un reconocimiento geológico a lo largo de la costa occidental de la Isla Angel de la Guarda; así como, un estudio fotogeológico de la misma. Se reconocieron domos extrusivos y tobas de composición dacítico-latítica; derrames andesíticos y depósitos fluviales en la parte central y sur de la isla. En la parte norte de la misma, son dominantes los derrames de composición andesítica y lahares; tobas y depósitos fluviales (Escalona-Alcazar y Delgado-Argote, 1998). Otra isla, cuya geología ha sido detallada, es Espíritu Santo, la cual está dominada por rocas volcano-sedimentarias del Mioceno y algunos cuerpos intrusivos, pertenecientes al Cretácico; así como, por materiales sedimentarios del Cuaternario. En su porción central oriental, afloran principalmente rocas sedimentarias y volcano-sedimentarias de composición andesítica.

El Golfo de California ha sido dividido en provincias, con características fisiográficas y meteorológicas distintas, que coinciden, generalmente, con áreas de caracteres geológicos bien definidos (modificado de Byrne y Emery Allison, 1964 en Bourillón et al., 1988). De este a oeste, las provincias son:

  • La Planicie Costera del Pacífico. Comprende todas las costas del estado de Sinaloa y tiene una superficie cubierta, en su mayor parte, por depósitos aluviales del Pleistoceno; así como, granito, diorita y esquistos del Mesozoico.
  • La Provincia del Desierto de Sonora. Tiene una amplia superficie de aluvión con depósitos de rocas sedimentarias, metamórficas, rocas intrusivas y volcánicas del Paleozoico y Mesozoico.
  • La Provincia del Desierto del Colorado. Constituida por el Delta del Río Colorado y el Lago Salado, en donde existen depósitos aluviales que cubren los depósitos marinos del Terciario y rocas sedimentarias marinas y volcánicas del Cenozoico.
  • La Provincia de Baja California. Presenta unidades litológicas graníticas del Cretácico, rocas volcánicas del Terciario y, en menor cantidad, rocas sedimentarias del Terciario.

Geología histórica

Durante el período correspondiente al Mesozoico medio, hace aproximadamente 160 millones de años, lo que ahora conocemos como Península de Baja California se encontraba unida al Continente Americano, haciendo contacto con los actuales estados de Sonora, Sinaloa y Nayarit. Se considera que el extremo sur de la península estaba unido a la costa mexicana, a la altura de Jalisco (de la Lanza, 1991). Tomando en cuenta la intensa actividad sísmica que caracteriza a la región del Golfo de California, se asume que su origen se debe a una serie de eventos geológicos que se han llevado a cabo desde el Mesozoico Superior, hace 130 millones de años. Durante ese tiempo, la península comenzó a separarse ligeramente del continente en dirección noroeste, siguiendo la orientación del sistema de fallas de San Andrés (López-Ramos, 1979). Actualmente, la península se separa a una velocidad promedio de 4 a 6 cm al año (L. Delgado, com. pers.). La mayor actividad tectónica registrada en el Golfo de California tuvo lugar hace 25 millones de años, cuando hubo un levantamiento regional, acompañado por una intensa actividad volcánica; ésto culminó en la separación parcial de la península respecto al continente, formando así al Golfo de California. Hace, aproximadamente, 12 millones de años los eventos geológicos más sobresalientes fueron: a) la extensión de los mares al norte de la Isla Ángel de la Guarda y probablemente dentro del Delta del Río Colorado; b) la mayor separación de la península del continente y el consecuente asentamiento y desarrollo del golfo y; c) la formación de numerosos bloques fallados (López-Ramos, 1979).

Desde la formación del Golfo de California, la Península de Baja California ha bajado y subido con respecto al nivel del mar, lo que ha ocasionado cambios sustanciales en las dimensiones del golfo (López-Ramos, 1979). Después del Plioceno, la actividad tectónica hundió la península, convirtiéndola en un archipiélago y acelerando su desplazamiento hacia el noroeste. Otros efectos, de la actividad tectónica, fueron los plegamientos de los depósitos salinos y yesosos que existen en algunas islas, como Carmen y San Marcos, así como la formación y modificación de canales y cuencas de este mar (López-Ramos, 1979).

El Golfo de California con sus características actuales es geológicamente reciente; su edad se calcula en aproximadamente 4.5 millones de años. Para evaluar la edad probable de sus islas se debe reconocer el origen de las mismas, que puede ser por hundimiento, levantamiento, erosión y vulcanismo (Gastil, Minch y Phillips, 1983). Para que un área se hunda pueden ocurrir dos eventos: que el nivel del mar se eleve, por ejemplo, con el deshielo causado al final de la última glaciación (hace 10 000 a15 000 años), o bien que haya un hundimiento general alrededor del área donde la nueva isla se encuentra situada. En este último caso, el hundimiento puede ser causado por movimientos tectónicos y por el adelgazamiento de la “costra” oceánica, como ocurrió al separarse la península del continente, debido a la expansión del sistema de fallas de San Andrés. Los cambios en el nivel del mar en los periodos glaciales e interglaciales, de alrededor de 150 metros, han ocasionado que a lo largo de la historia geológica se formen y desaparezcan varias islas. Este es el caso de la Isla Tiburón, la cual pudo estar unida a la costa de Sonora hace alrededor de 11 000 años, ya que el Canal del Infiernillo que la separa de la costa es muy somero. Algunas zonas aisladas, dentro de un área de hundimiento pueden elevarse debido a fallas y así producir islas. Este levantamiento puede resultar por rotación o por compresión.

En el Golfo de California los levantamientos han ocurrido por compresión, donde los bloques de corteza terrestre, en los lados opuestos de las fallas, se presionan entre sí, levantando porciones de tierra en áreas marinas (Gastil et al., 1983). Las islas creadas por levantamiento poseen en su superficie sedimentos marinos y la edad de los depósitos más recientes nos indican su edad. Éste es el caso de las islas Tiburón, Ángel de la Guarda, San Lorenzo y San Marcos. Las islas cercanas a tierra firme muchas veces se han formado como resultado de la erosión de las costas. En este proceso el viento, la lluvia y el oleaje desgastan el relieve de las puntas prominentes de la costa, terminando por separarlas, como ocurrió con la Isla Turner’s o Dátil, cerca de la punta sur de la Isla Tiburón. Algunas otras islas han sido originadas por la deposición de material volcánico sobre el fondo marino, como ocurrió con la Isla Tortuga, en cuya superficie se observa un cráter (Gastil et al., 1983). La edad geológica de algunas islas del Golfo de California.

IslaEdad
El HuerfanitoPleistoceno
MiramarPleistoceno
LobosPleistoceno
El MuertoPleistoceno
PomoHoloceno
San LuisHoloceno
Mej¡aPleistoceno
µngel de la GuardaPleistoceno
SmithPleistoceno
VentanaPleistoceno
Cabeza de CaballoPleistoceno
Partida NortePleistoceno
RasaHoloceno
SalsipuedesPleistoceno
San Lorenzo NortePleistoceno
San Lorenzo SurPleistoceno
PatosPleistoceno
Tibur¢nPleistoceno
D til o Turner?sHoloceno
San EstebanPleistoceno
San Pedro M rtirPlioceno
TortugaHoloceno
San MarcosPleistoceno
San IldelfonsoPleistoceno
CoronadosPleistoceno
DanzantePleistoceno
MonserratPleistoceno
San Jos‚Plioceno
San FranciscoPlioceno
Partida SurPleistoceno
Esp¡ritu SantoPleistoceno
CerralvoPlioceno
San Ignacio Farall¢nPleistoceno