Clima


Como es de esperarse, en islas cercanas a la región costera del golfo, con menos de 160 km de ancho, su ambiente físico no es muy diferente al de la porción continental y a de la península adyacente. Esto es particularmente cierto en el caso de las islas del Golfo de California, ya que el clima en las dos porciones de tierra que lo rodean son esencialmente los mismos, sobre todo en cuanto a su baja precipitación y a sus veranos extremadamente calientes. Si existe alguna diferencia, ésta debe ser el resultado del pequeño tamaño de las islas y sus bajas elevaciones, así como del efecto amortiguador del agua que las rodea. Lo anterior es evidente al contrastar sus máximas y mínimas temperaturas ambientales (Cody et al.,1983). En general, el clima es de tipo seco árido o desértico BW(h’)hw(x’), conforme a la clasificación de Köpen -modificada por Enriqueta García-; más continental que oceánico y con grandes intervalos de temperatura, tanto diurnos como anuales. La baja humedad, la alta evaporación e intensa radiación solar, contribuyen a este clima. Hasta el momento no existen datos climatológicos por islas.

 

Vientos

Los vientos cerca de la costa tienen un fuerte componente diurno y son dominados por las brisas de mar y de tierra, mientras que mar adentro tienden a soplar a lo largo del eje norte-sur del golfo. De noviembre a mayo, los vientos dominantes son del noroeste; mientras que de junio a octubre son del sureste. Debido al cambio en la dirección de los vientos, durante la primavera se generan surgencias a lo largo de la costa oriental, mientras que en el verano se producen surgencias en la costa occidental (Maluf, en Case y Cody, 1983).

Precipitación

Otro aspecto relevante del clima, que afecta sobre todo a la flora, es la distribución estacional de las lluvias. En la mitad norte del golfo, los patrones de lluvia son parecidos a los de un clima mediterráneo, con lluvias preponderantes en el invierno. La incidencia de lluvias durante el verano, aumenta hacia el sur de la península y al este del golfo. Durante el verano, menos del 20% de la precipitación anual ocurre en la mitad norte del golfo; aumenta en un 40% en el sur de la península, y hasta un 50% en Sonora (Case y Cody, 1983). La precipitación anual aumenta desde 50 mm en el noroeste del golfo, hasta más de 950 mm cerca de Cabo Corrientes, en su extremo sur. La distribución de la precipitación en el golfo es asimétrica, por lo que el aporte pluvial es mucho menor en el lado de Baja California que en la costa continental. Como ocurre en las regiones áridas, la variabilidad de precipitación de un año a otro es grande (Roden, 1964; Roden y Emilson, 1980; Donegan y Schrader, 1982).

Temperatura

En el Golfo de California la temperatura media mensual del aire, a lo largo de las costas este y oeste, aumenta desde 5.3ºC en Cabo Corrientes, hasta 18.3ºC en Puerto Peñasco. Dicho incremento se vincula con el cambio en el clima: del marítimo en la boca del golfo hasta el continental en el golfo superior. Las temperaturas medias más bajas, alrededor de 11ºC, se observan en el área costera del golfo superior, durante enero. Las mayores temperaturas medias, cerca de 32ºC, ocurren en la misma área durante julio y agosto. Las fluctuaciones diurnas, alrededor de la media son grandes, particularmente, en las regiones áridas, en donde pueden exceder los 10ºC. Las temperaturas más bajas están asociadas a frentes fríos del norte (Roden y Emilson, 1980).

Si bien son pocos los datos climatológicos que se conocen de las islas, se compilaron datos de precipitación anual y temperaturas promedio (Cody et al., 1983), extrapolando las isotermas e isoyetas a lo largo del golfo (Fig. 3.1a y Fig. 3.1b). Sus propuestas en resumen como sigue:

  • Es correcto caracterizar a todas las islas como zonas calientes y secas, con altas temperaturas en verano, cuando alcanzan un promedio de 30°C en julio (media anual de 21°C a 23°C).
  • La mayoría de las islas reciben entre 100 y 150 mm de lluvia anualmente, aunque hay años con precipitación nula.
  • Las grandes islas del norte del golfo, como Ángel de la Guarda y Tiburón, son similares en clima a la masa continental más cercana.
  • Las islas del sur, desde Carmen a Cerralvo, se encuentran fuera de las isoyetas de mayor precipitación cercanas a la península, por lo que reciben menos precipitación que ésta.