Oceanografía de la zona marina adyacente


El Golfo de California ocupa una posición oceanográfica única dentro de los mares marginales del Océano Pacífico. Ubicado entre la árida Península de Baja California y los estados igualmente áridos de Sonora y Sinaloa, el golfo es una cuenca de evaporación, formada por su separación del Océano Pacífico a causa de las sierras de la península que bloquean su influencia y humedad. Una de las características principales del golfo es el rango de temperatura anual de la superficie del mar: al norte de Puerto Peñasco la temperatura promedio anual es de 16oC; mientras que al sur de Cabo San Lucas es de 9oC (Roden y Groves, 1959).

La pronunciada variación en la temperatura estacional del mar no está confinada a las áreas costeras, sino que también se presenta en regiones fuera de éstas. Las temperaturas más bajas del agua se han registrado, persistentemente, en el Canal de Ballenas (Álvarez-Borrego, 1983; Badán-Dangón et al., 1985). La orientación geográfica del eje longitudinal del golfo, excluye la circulación de las masas de agua provenientes del Océano Pacífico. Debido a que el alto golfo es muy somero, existen rangos de marea muy altos en el área. Esta combinación de fluctuaciones físicas ambientales ha tenido importantes consecuencias para los organismos que habitan las zonas costeras e islas de esta zona con gran diversidad biológica. Los cambios estacionales en los flujos de corrientes superficiales afectan los patrones de dispersión de los organismos marinos. De la misma forma, la dispersión de semillas en las islas depende de la predominancia de vientos, durante la época de reproducción de las especies. Otras características como la temperatura, el suministro de nutrientes y el tipo de sustrato, afectan también el éxito de los organismos para colonizar nuevos ambientes insulares (Case y Cody, 1983).

Al inicio de junio y hasta septiembre, las aguas más calientes están en las costas de Sonora y Sinaloa, al tiempo que se presentan las surgencias en Baja California. De octubre a junio las temperaturas en la entrada del golfo son más altas que en el golfo superior. Ésto se relaciona con una de las características más importantes del Golfo de California, que es la alta productividad de sus aguas. Los vientos que cambian estacionalmente de dirección y las fuertes mareas causadas por el perfil del fondo marino, son los causantes de que se formen fuertes surgencias, es decir, afloramiento de aguas profundas ricas en nutrientes. Éstas, hacen posible la existencia de grandes cantidades de organismos microscópicos (plancton), que a su vez son la base de la cadena alimentaria en el golfo. Las surgencias se presentan, generalmente, en el lado este del golfo durante el invierno y en el oeste durante el verano (Maluf, 1983).

Existe una transición latitudinal pronunciada, que va desde las mareas amplias, profundidades someras, temperaturas estacionales y variación del régimen de salinidad en el norte; hasta las condiciones físicas más moderadas y mayores profundidades en el sur. Se piensa que estos factores físicos contribuyen al gran número de endemismos de especies marinas en el golfo (Maluf, 1983).

En el Golfo de California se reconocen cuatro áreas oceanográficas generales (Case y Cody, 1983; de la Lanza, 1991):

El Golfo Norte o Alto Golfo. Es la región ubicada entre el Delta del Río Colorado hasta la región de las grandes islas. Los fondos someros (50-200 m de profundidad), tienen una ligera pendiente hacia el suroeste (Fig. 3.2-1 Topografía de la región). Cuenta con una gran cantidad de sedimentos de origen continental, que, en su mayoría, fueron acarreados por el Río Colorado. Estos depósitos se extienden un poco al sur de la región de las grandes islas y, en algunos sitios, alcanzan el grosor de 5 km. Debido a esta sedimentación existen pocas características topográficas conocidas. Hay una alta turbidez cerca de la costa del Delta del Río Colorado. Presenta una evaporación alta y precipitación baja. Las temperaturas son extremas (10ºC en invierno y 32ºC en verano). Se caracteriza por una salinidad superficial alta (35.5 ppm). Las mareas presentan una gran amplitud. En el golfo, son predominantes las mareas del tipo semidiurno (dos mareas altas y dos bajas en 24 horas). En el Alto Golfo, las mareas se encuentran entre las mayores del mundo; tan sólo en la boca del Río Colorado se han medido fluctuaciones de más de nueve metros. Este gran desplazamiento vertical de agua crea enormes áreas de intermareas, de hasta 5 km de extensión, que genera fuertes corrientes de marea y olas pequeñas.

La Región de las Grandes Islas. La región de las grandes islas se extiende desde el norte de la Isla Ángel de la Guarda (29º 34’), hasta la Isla San Pedro Mártir (28º 23’). El fondo de esta región está conformado por cinco cuencas en forma de ”V”. La más norteña, “Cuenca el Delfín” (Fig. 3.2-2), tiene un fondo casi plano y en su porción sur, alcanza 900 m de profundidad. Ahí, continúa la “Cuenca de Salsipuedes”, la cual es muy estrecha y tiene profundidades de hasta 1 400 m (Figs. 3.2-3 y 3.2-4). Esta cuenca no presenta gran cantidad de sedimentos a causa de las altas velocidades que alcanzan las corrientes de marea. Las cuencas de “San Esteban”, “Tiburón” y “San Pedro Mártir”, alcanzan profundidades similares a las de la “Cuenca del Delfín”. Ésta es una de las características topográficas más sobresalientes de la región y enmarca un régimen hidrográfico único. Las cuencas funcionan como embudos y restringen la circulación entre el Golfo Norte y la Región Central; por otro lado, actúan como punto de generación de la mezcla intensa de masas de agua por fuertes corrientes de marea. Las surgencias de mareas ocurren durante todo el año, de acuerdo al régimen de mareas. Este fenómeno es de gran importancia ya que provee a la zona superficial del mar, hasta donde penetran los rayos del sol, de gran cantidad de nutrientes que son aprovechados por el plancton para dar inicio a la gran cadena alimentaria.

El Golfo Central. Se encuentra entre el límite sur de la región de las grandes islas hasta las bahías de Topolobampo, en el este, y la de La Paz, al oeste. Sus cuencas marinas son profundas. La mayor depresión en todo el golfo es la Cuenca de Guaymas, con una longitud cercana a los 220 km y profundidades de hasta 2 000 m. La amplitud de mareas en el golfo central es menor que en la parte norteña del golfo, con un promedio de 1.5 m en Guaymas, Sonora. Las corrientes de marea son menos importantes que las creadas por el efecto de los vientos. Esta región, en donde se localiza el mayor número de islas, presenta importantes zonas de surgencias estacionales en ambas costas. Se ha registrado una fuerte estacionalidad en la temperatura superficial, con valores de 16ºC de febrero a marzo y de 31ºC en agosto, cuando alcanza diferencias de temperatura entre la superficie y los 150 m de profundidad, de alrededor de 16ºC.

La Región Sur. Esta región está en comunicación abierta con el Océano Pacífico Tropical Oriental a través de una boca de aproximadamente 200 km de ancho y de cuencas cuya profundidad excede los 2 000 m. Su estructura hidrográfica es complicada debido a la confluencia de distintas masas de agua en la entrada al golfo, lo que ocasiona, entre otras cosas, que ahí tengan lugar los mayores oleajes. Todo lo anterior hace que extremo sur, de esta región del Golfo de California, esté fuertemente influenciada por las aguas del Océano Pacífico. La amplitud de mareas en la zona es de 1 m, la más baja que se registra en el golfo. La influencia de las tormentas tropicales también provoca grandes olas. En julio y agosto, las tormentas viajan del oeste al noreste y azotan el sureste de la Península de Baja California o las islas del Archipiélago de Revillagigedo. En el resto del año, la mayoría de las tormentas se dirigen hacia el noreste y afectan la línea costera desde el Golfo de Tehuantepec hasta el norte de Guaymas (Hubbs y Roden, 1964 en Case y Cody,1983).